Jugos de Aloe Vera

Jugos de Aloe Vera

• Jugo de Filete interior de aloe vera

El jugo de filete interior de aloe -también llamado jugo interior de la hoja o jugo de filete interior de aloe- se hace mediante un procesamiento que permite separar la corteza de la pulpa o cuerpo mucilaginoso que hay en su interior.

Ello se realiza con un equipo de fileteado automático. En este método de fileteado mecánico, las hojas ya preparadas son cortadas con una cuchilla eléctrica que posee la fileteadora mecánica. Con este proceso se elimina la piel de ambos lados de la hoja. Lo que queda es el núcleo de la hoja, esto es, el filete mucilaginoso. 

Los filetes de aloe se convierten luego en líquido a través del uso de una despulpadora. Luego se filtra y posteriormente se estabiliza en caliente, para obtener jugo de aloe, el cual se denomina jugo de aloe vera de filete interior. Este jugo de aloe, es un líquido acuoso, de color ámbar claro.

Ese jugo no ha sido concentrado, por lo cual se lo denomina jugo de aloe vera de filete interior 1X o 1:1 

• Jugo de aloe vera de hoja entera 

El jugo de aloe vera de hoja entera se hace mediante un procesamiento que no separa la corteza de la pulpa o cuerpo mucilaginoso que hay en su interior. 

El jugo de aloe vera de hoja entera se produce tomando todas las hojas de aloe vera, las cuales se procesan por molienda. De ese proceso se obtiene un jugo y posteriormente, se realiza algún tipo de tratamiento para lograr desdoblamiento enzimático para desfibrar la mezcla. Luego, la suspensión resultante se filtra para quitar el material no deseado. Este proceso se lo conoce como filtrado y decolorizado. Finalmente el proceso de estabiliza en frío o en caliente, lo que depende del tipo de material requerido y el destino final del producto. 

El producto obtenido es llamado jugo de aloe vera de hoja entera. Ese jugo no ha sido concentrado, por lo cual se lo denomina jugo de aloe vera de hoja entera 1X o 1:1

Actualmente, existen serios cuestionamientos al uso de este tipo de aloe de hoja entera para uso humano, en tanto no se haya realizado un correcto proceso de filtrado y clarificado. Por ello, es de absoluta importancia lograr un correcto proceso de filtración y clarificación para eliminar trazas de aloína y otros compuestos antracénicos.